Jolene

Por 0 No tags 0

Qué bonita esta canción “Jolene” que –sabrá perdonarme Mashadolly Gabrielparton– no conocía y que tiene por protagonista no a la turbadora mujer que le da título sino a la que la implora, admirable Jane Doe heroica que lucha por lo que quiere, su hombre, sin rebajarse ni humillarse pese a lo que pueda pensar un precipitado o tanto cobarde.

Para rebajarse o humillarse hay que faltarse al respeto y aquí Jane no hace más que ganárselo haciendo lo debe, tratar de evitar que un arrebato pasional le arruine la vida sin volverse loca ni armar una injusta escandalera. Jane no acude a Jolene en son de guerra porque no viene al caso y porque no son así las cosas: Jolene no tiene la culpa de estar tan buena. Jane acude a la que no es su semejante no a juzgarla sino a explicarle: mi hombre es todo lo que tengo y quisiera seguir teniéndolo, sé que te lo podrías llevar de calle pero, por favor, no lo hagas, puede que todos salgamos perdiendo; tú no, quizá, pero yo sí, y muy probablemente mi hombre, al que dejarás atrás o finalmente se arrepentirá pero entonces será tarde o ya me habrá hecho tanto daño. Jolene, Jolene, me pongo en tus manos; puede que él siga pidiéndote en sueños, pero seguirá durmiendo conmigo, a mi lado. Te lo suplico, Jolene, déjame seguir amándole.

Pero cómo va a ser esto rebajarse o humillarse. Esto es una deliciosa canción de amor de alguien que sabe de qué va la vida y que actúa en consecuencia. No engaña ni se engaña sino que pone en valor lo que siente y su inocencia.

Cómo debe de ser –ser la heroica Jane. Cómo debe de ser –merecérsela.

No Comments Yet.

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *