El romanticismo es un anglicismo y los franceses sólo saben joder

Cuando el francés dice “Hagamos el amor”, el inglés de las series y las películas dice: “Let us have sex”. La diferencia no es semántica, refleja dos visiones del mundo; en un caso, se trata de una necesidad apremiante y animal como el hambre o la sed; en el otro, de un acto complejo que da lugar a toda una erótica, el amor que se hace tanto como nos hace, construcción sutil en lugar de evacuación orgánica. Bestialidad por un lado, ceremonia por el otro.

Pascal Bruckner, La paradoja del amor, p. 58.